392 años de Turmero,el lar natal.

Turmero en el Tiempo

(1620-2012)

 

Prof. Dr. Efrén Rodríguez

 

Aspectos Geográficos:

El Municipio Capital Turmero se enclava en un Valle de origen aluvial, pertenece a la entidad política administrativa del Estado Aragua. Se localiza en la porción nor-central de Venezuela, en una superficie aproximada de 536 kilómetros cuadrados, lo que representa el 7,5 % del territorio regional, siendo sus límites por el norte con la Parroquia de Chuao en contacto con el Mar Caribe. Por el este limita con el Municipio Tovar, por el sur limita con el Municipio Sucre, José Angel Lamas y Francisco Linares Alcantara y por el Oeste colinda con el municipio Girardot. Astronómicamente se encuentra a 10º 13' 45" latitud norte y 67º 28' 19" longitud oeste. Su altitud sobre el nivel del mar es aproximadamente de 468 metros. De la localización geográfica de Turmero se derivan consecuencias de orden geo-económico, fundamentadas en la importancia de la región central como eje estructurador de la dinámica económica del país. Fisiograficamente el terreno que ocupa el Municipio Mariño presenta dos zonas bien definidas: tierras altas y tierras planas que emergen a finales de la era terciaria y comienzos del cuaternario, donde predominan materiales como esquistos, cuarzo-micaceo. Este proceso orogénico ha continuado hasta asumir las formas actuales del relieve. Al norte, en la franja correspondiente a la cadena del litoral, predomina un espacio de tierras altas cuyas elevaciones superan los 1.000 metros; destacan de este sector los Topos de Paraguatán, La Negra, Paya y Ceniza. Al sur predominan las tierras planas las cuales conforman un valle de origen tectónico que ha sido formado por los sedimentos provenientes de las vertientes circundantes y por la descomposición de materiales orgánicos arrastrados de las partes más altas por los ríos Paya, Guayabita, Aguaire o Polvorín Ambos dominios se ubican dentro de la Coordillera de la Costa, la cual se divide en el ramal de la Cadena del Litoral  el ramal de la Cadena del Interior, dando origen a la depresión del Lago de Valencia

.Los ríos Paya, Guayabita y Aguaire o Polvorín, al unirse en el sitio denominado las adjuntas o Aduana, dan origen al río Turmero. De esta manera se forma una sub-cuenca bien definida que hace su recorrido por toda la parte baja del valle. Sus aguas desembocan parcialmente en el Lago de Valencia; las otras van a la Laguna de Taiguaiguay a través de un canal artificial que desvía su cauce natural. El caudal de agua de los ríos de la sub-cuenca guarda relación con los montos pluviométricos presentados en la zona durante el año. Lo anterior significa que el cauce de los ríos locales aumenta entre los meses de Mayo-Noviembre, cuando las lluvias alcanzan sus mayores montos; las aguas disminuyen o casi desaparecen entre los meses de Octubre-Marzo, convirtiendo esta época en el periodo más seco.

Atendiendo a la Clasificación de Koopen, predominna un clima tropical de sabana, con temperaturas promedio de 24º y montos pluviométricos anuales sobre los 1.000 milímetros. La Sub-cuenca hidrográfica ha contribuido a la formación de unos suelos de origen aluvial que han propiciado su utilización para uso agrícola intensivo históricamente comprobado. En general, estos suelos son ideales para el desarrollo de la agricultura y aptos para el cultivo sin ninguna limitación. Son suelos denominados de primera categoría, con textura mediana, profundos, fértiles, de buen drenaje y buena economía de agua.

Existe una correspondencia entre las formas de relieve dominante al norte de Turmero con la Vegetación.En este espacio prevalece una selva nublada con abundantes árboles de gran tamaño, numerosas plantas epifitas y muchos grupos hidrófilos terrestres, primordialmente helechos arborescentes y pequeñas palmas. Esta vegetación es propia de áreas con bajas temperaturas y considerablemente  humedad. La mayor parte de la vegetación del norte se encuentra dentro del Parque Nacional Henry Pittier, donde se localiza una variada fauna propia de estos espacios naturales. En el extremo opuesto, es decir, en la parte plana, la vegetación está fuertemente intervenida por las actividades económicas. Sólo algunos relictus atestiguan la riqueza forestal del pasado. En la actualidad aquel bosque tropófilo ha quedado convertido en empobrecidas sabanas donde se manifiesta la invasión de plantas xerofíticas. Es a lo largo de las corrientes de agua donde se mantienen frondosos bosques de galería que obtienen su humedad no sólo de las precipitaciones sino del suelo que han dejado sentir fuertemente la acción antrópica, es decir, la intervención humana.

La historia en el tiempo.

Según las evidencias arqueológicas localizadas en Turmero y en toda la cuenca del Lago de Valencia, es lógico suponer que esta zona estuvo densamente poblada antes de la llegada de los invasores europeos, obviamente fue un espacio intensamente ocupado por nuestras comunidades indígenas. El asentamiento de la población aborigen se asocia a las condiciones físico - naturales predominantes en el área, las cuales formaron un atractivo para esas comunidades, sobre todo por la fertilidad de los suelos, la variada fauna terrestre y marítima además del recurso agua que irrigaba toda la cuenca. Por otra parte las facilidades de interconexión entre los Valles de Aragua y del Tuy con la región noreste del país, al igual que con la costa del Caribe en el vertiente norte de Turmero, contribuyeron al desarrollo de estos pueblos indígenas, particularmente los que ocupaban las tierras de Turmero.

                                   En el valle de Turmero se ha encontrado y existe actualmente un conjunto de evidencias importantes que revelan la fuerte presencia de las comunidades indígenas. Un conjunto de estas evidencias está representado por los petroglifos localizados en Guayabita y Brasen. Cabe destacar, además, los restos de cerámica y otros objetos de valor arqueológico encontrados en el valle de Paya e igualmente el cementerio indígena descubierto cuando de hicieron los trabajos de drenaje de la ciudad de 1991 ubicado en la parte este de la calle Sucre. También revelan la presencia indígena los pilones y piedras de moler encontrados en diferentes sitios de la zona en referencia. Esta ocupación de espacio por las comunidades aborígenes se ve reforzada por los numerosos nombres y vocablos que predominan en diferentes lugares del Valle de Turmero, por ejemplo Paya, Güere, Mácaro, Punta Capino, Paraima, Coropo. Este modelo sociohistórico correspondiente al espacio indígena resultó completamente afectado por la implantación de los mecanismos de dominación impuestos por los conquistadores y colonizadores europeos.

            Las comunidades indígenas que habitaban la zona son identificadas como los Aragua  y los Tacarigua, ubicados en la parte norte del Lago de Valencia; los Ajaguas, ubicados en la zona oeste, y los Mucarias y los Meregotos en la zona sur. Esta última comunidad era la predominante en todo el valle de Turmero. Sus principales actividades estaban centradas en una economía diversificada, basada en el cultivo de la yuca, la pesca fluvial y pesca terrestre. Por otra parte, estos indígenas se destacaron en la actividad artesanal ligada a la producción alfarera con significativo dominio de técnicas e su elaboración. La ocupación de este espacio se realizo de manera armónica y equilibrada, con profundo respeto a l naturaleza

La posesión de estas tierras data desde 1593, cuando las autoridades de la Provincia de Venezuela le asignan este territorio a Lorenzo Martínez en condición de encomienda; pero no fue hasta el 27 de noviembre de 1620 cuando Turmero adquiere categoría de pueblo y se funda la iglesia que lleva por nombre Nuestra Señora de  Candelaria.

 El Turmero agrario

El núcleo inicial del poblado de Turmero se estructuró a partir de un cuadrilátero que tenía como eje principal la Plaza Pública. Alrededor de esta área se concentraban las principales funciones de la comunidad; la iglesia, el mercado, la Casa Municipal y la Jefatura Civil. Esta forma constituía la organización típica de los pueblos coloniales. A partir de este núcleo urbano se fue conformando el centro poblado, el cual fue extendiéndose en todas direcciones, básicamente al norte y al oeste, siguiendo un patrón urbano cuadricular en forma alineada. El pueblo estaba rodeado de haciendas, entre las que destacaba la de Villegas, Güere, Guayabita, Mácaro, San Pablo, la Trinidad, La Haciendita. En estos lugares se desarrollaba una floreciente actividad agrícola que se inició con la exploración de la caña de azúcar y el añil, y a la que se incorporaron posteriormente el tabaco y el café. Reflejo de este resplandor económico es posible observarlo en la majestuosidad de la iglesia, en los restos de las imponentes haciendas donde se destacaban las viviendas de largos corredores, grandes pilares y amplios patios para el secado del café. En relación a los últimos cultivos, vale la pena señalar que los tres últimos fueron orientados hacia la exportación para satisfacer la demanda de los mercados europeos. Además de los productos ya citados, la tierra de la zona producía maíz, yuca, arroz, frijoles, caraotas, plátanos, algodón y legumbres para el mercado interno. La población que desarrollaba las faenas en las haciendas eran principalmente mulatos y esclavos negros, seguido por la población blanca e indios .Turmero fue considerado como uno de los centros poblados de mayor concentración en el período colonial. Todas las actividades agrícolas hacían lo posible el abastecimiento de productos a la población local. El ritmo de crecimiento del centro poblado durante esta etapa fue lento. Las actividades industriales eran las tradicionales, entre las que destacaban los trapiches para la producción de papelón y aguardiente, los talleres artesanales para la elaboración de algunos alimentos y actividades propias de las labores agrícolas, cuyos mercados estaban constituidos por la población que habitaba las haciendas y los centros poblados vecinos.

.Turmero era un pueblo apacible, de gente alegre y amable, bucólico, dedicado a las faenas del campo. Sus pobladores deambulaban tranquilamente por el centro poblado y se reunían en la plaza pública todos los fines de semana a esperar los acarreos de mulas de Brasén o Portapan cargados de apio, ocumo y café; este hecho coincidía con la movilización de los productos de las haciendas colindantes al pueblo donde la población se abastecía de los productos básicos. El ritmo de crecimiento de Turmero durante este período fue lento, las actividades industriales continuaban siendo las tradicionales, constituidas básicamente por aserraderos, jaboneras, alpargaterías, trapiches y algunos telares artesanales motorizados por la fuerza del trabajo familiar. Se puede afirmar que existía un dominio en las labores del campo, lo que se corresponde con el modo de vida propio de la Venezuela agrícola. El desarrollo de estas actividades se vería afectado circunstancialmente por la Guerra de Independencia y por la Guerra Federal, las causas incidieron sobre la producción agropecuaria al incorporarse gran parte de la mano de obra a las luchas civiles.

Restablecida la normalidad, Turmero reinicia sus actividades agrícolas y mantiene sus características de crecimiento con la diferencia de que el pueblo se expande en su espacio urbano, con cierta relevancia hacia el norte y el suroeste.

El  Espacio Urbano - Industrial

Entre 1950 y 1978, el pueblo de Turmero prosigue su expansión de una manera moderada, se establecen industrias vinculadas a las actividades agrícolas como la Maizina, Rodenas y Remavenca, hecho que marca una nueva en la vida económica del centro poblado. En Venezuela y particularmente en Turmero, comienza a sentirse con fuerza el impacto de la actividad petrolera. Surge una súbita riqueza que se va a transferir, en parte, a las principales ciudades del centro del país, lo cual ocasiona un fuerte impacto en el patrón urbano de Turmero. En este periodo comienza a dominar la ciudad sobre el campo. A partir de 1978 se nota un crecimiento espacial rápido. Surgen numerosas urbanizaciones unifamiliares y multifamiliares que van a desplazar las antiguas construcciones que se alojan en terrenos anteriormente agrícolas. En otras palabras, ocurre un crecimiento urbano de grandes dimensiones que transforma el modo de vida del pueblo. Todo este proceso industrial local se vio luego sometido a los acontecimientos que se produjeron a nivel nacional con el advenimiento de los ingresos petroleros.. Entre 1950 y 1978 surgen en Turmero una serie de industrias vinculadas a la agricultura empresarial. A diferencia del momento económico anterior, estas empresas se asientan en las afueras de la ciudad, concretamente en la vía Turmero-La Encrucijada. Este hecho marca una nueva etapa en la vida económica del centro poblado, la cual se extiende hasta 1978 cuando se instala en la región un conjunto de empresas relacionadas con las actividades metalmecánicas y de la construcción, atendiendo de esta forma a la dinámica económica sustentada en los ingresos petroleros.

Actualmente el espacio industrial local ofrece una evidente dispersión de sus instalaciones. Al sureste de la ciudad, en la Urbanización San Pablo, se ha ubicado un conjunto de empresas dirigidas a cumplir una función básicamente de distribución de bienes manufacturados. Por otro lado, a todo lo largo de la carretera Maracay-Turmero, se ha radicado una variada gama de empresas que van desde productos enlatados hasta la fabricación de partes de bombas de agua y un sin número de negocios mayoristas de productos de punto final. Por su parte, hacia el suroeste de Turmero, en el sector de Guanarito, destacan el matadero industrial, fábricas de conservas, calzado, cabillas, artes gráficas y cerámicas. Otro foco industrial se ha desarrollado entre La Encrucijada y Turmero, lo integran Remavenca, Maizina, Purina y Polar. Por último hay que mencionar la zona industrial de Guere, a pocos metros de distancia del asentamiento La Julia, en condiciones de sub-utilización. El proceso industrial de Turmero ha evolucionado temporal y espacialmente atendiendo tan solo al cambio económico que han predominado en cada momento histórico del país. Ante todo cabe destacar que la segunda fase del proceso industrial no está articulada a la economía local sino integrada a la demanda regional y nacional, contrariamente a las factorías de principios de siglo las cuales se vinculaban y apoyaban mayoritariamente en los recursos locales. A todo lo largo de la vía Maracay-Turmero se observa claramente la distorsión en el uso de la tierra que ha tenido la Cuenca del Lago de Valencia desde la década del 70, parte de los 80 y 90. Terrenos que eran anteriormente agrícolas, hoy se encuentran ocupados por numerosas empresas, comercios, hoteles, bares, clubes privados y asentamientos no regulados.

TENDENCIAS  RECIENTES  DE  LA  POBLACION.

La población de Turmero presenta un crecimiento lento desde 1881 hasta 1936,desde esta última fecha hasta 1950 muestra una tendencia moderada y entre 1961 y 1981 se acelera el crecimiento poblacional hasta llegar al 2007 cuando mantiene su ritmo de crecimiento acelerado.. La primera fase se asocia a la Venezuela Rural, cuando domina el campo sobre la ciudad. Este fue un periodo de altas tasas de mortalidad producto de las numerosas enfermedades que azotaban a la población y las desiguales condiciones económicas que impedían una mayor atención social. Esta mortalidad creciente de la población contrarresta las tasas de natalidad, permitiendo notar que la población apenas se incrementa durante este lapso en 1.675 personas.

La segunda etapa se identifica como la sub-fase rural-petrolera; se denomina así porque la población continúa esencialmente viviendo en asentamientos rurales. Durante este periodo se producen transformaciones significativas en la estructura económica que provocan cambios en la dinámica de la población y en el patrón de asentamiento urbano. Para este momento histórico se producen significativos avances en salubridad, cuya aplicación a nivel nacional se ve favorecida por los ingresos petroleros. Para este momento se observa una drástica reducción en el país, y particularmente en Turmero, de la mortalidad. Se evidencia una crecimiento de la natalidad, que provoca un importante aumento de la población en el espacio local. La última sub-fase es la denominada urbano-petrolera, en la cual se evidencia un impulso definitivo en el crecimiento poblacional y una alta tasa de urbanización asociadas al proceso de industrialización que se vive en la zona. Se hace presente, con gran fuerza, una nueva dinámica económica fundamentada únicamente en los ingresos derivados del petróleo. Durante este periodo la población rural disminuye bruscamente. En el transcurso de este lapso los contingentes de población se incrementan en 103.983 habitantes y Turmero pasa a constituirse en una de las ciudades de mayor crecimiento poblacional del país. Llega, incluso, a ocupar el segundo lugar en cuanto al número de personas después de Maracay, capital del Estado Aragua.

Evidencia tangible de este crecimiento es posible apreciarlo en los numerosos conjuntos residenciales unifamiliares y multifamiliares ubicados, principalmente, al noreste y sureste de la ciudad, así como a través de la presencia de más de 300 barrios diseminados en todo el espacio suroeste y norte del Municipio Turmero. Esta Dinámica de la población se asocia al comportamiento de crecimiento de la población en el Estado Aragua y del país donde su proceso ha sido acelerado.

Para el 2001, fecha de realización del último Censo de Población, el Municipio Santiago Mariño continua ocupando el segundo lugar en cuanto a concentración de población en el estado Aragua, arrojando la cifra de 169.465 mil habitantes, solamente es superado por el Municipio Girardot, seguido de Rivas, Zamora, Linares Alcántara y Sucre. Su crecimiento poblacional se evidencia  en que en año 1950 habían 11.981 habitantes y en el 2001 aumento la población casi quince veces mas que en la  fecha señalada. Finalmente se expresa que en el espacio mariñense existe un crecimiento geométrico del 5,2, su densidad de población alcanza a 55 hab. por hectárea, existen 4,51 personas por vivienda, 42.992 casas, predominan levemente las hembras sobre los varones,56  mil personas son nacidas fuera de la entidad,,el 42 % de la población es soltera, 57.236 niños asisten a la escuela, el 45 % tiene menos de 34 años. En definitiva este espacio se ha visto envuelto en la dinámica poblacional del país y del estado Aragua alcanzando niveles de crecimiento de gran relevancia que lo ubican como uno de los primeros del país.

Iglesia_de_Turmero_PP.jpgPlaza_de_Turmero_2.JPG

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar